Por: Luis Keesling

No se puede investigar o saber si lo que uno escucha en la calle, le comenta un conocido o ve en una película es cierto, esto aplica en especial para los helicópteros, éstas son máquinas que cuesta trabajo entender con el solo hecho de verlas, a diferencia de un avión donde aunque se desconozca de aviación o aeronáutica es obvio cuales son las superficies que utiliza para sustentarse en el aire y tiene cambios notorios a simple vista como uso de flaps, slats, frenos aerodinámicos, etc.

En los helicópteros estos cambios no son tan fácilmente perceptibles, esto crea incertidumbre en algunas personas y también mitos sobre su operación y la seguridad de la misma, aquí intentaré ayudar a aclarar algunas de las inquietudes sobre las cuales me preguntan con más frecuencia.

Una de los que más preocupa, en especial a los pasajeros, es un paro de motor. A pesar de lo que la industria cinematográfica nos ha hecho creer es muy poco probable (con las nuevas tecnologías es casi imposible) un paro de motor en vuelo, pero la simple idea de un evento de esta naturaleza crea en las personas la imagen mental del helicóptero girando sin control mientras se desploma de manera irremediable, esto da la idea de ser una aeronave insegura.

Un poco de física ayuda a desmentir este mito, el rotor del helicóptero actúa como un ventilador pero también puede actuar como un molino, esto es, durante un vuelo normal el motor impulsa al rotor quien a su vez toma el aire que se encuentra sobre su superficie y lo impulsa hacia abajo generando sustentación, pero lo opuesto también es cierto. Gracias a un mecanismo de rueda libre (al igual que lo tienen las bicicletas) cuando hay una falla de motor el rotor gira libremente y el viento que se generado por el descenso del helicóptero crea una corriente de aire ascendente la cual lo mantiene girando y actúa como un paracaídas creando un descenso suave el cual permite realizar un aterrizaje controlado. A esta maniobra se le llama autorotación

Otra duda frecuente es saber si se utilizan motores independientes para propulsar el rotor principal y el de cola, la respuesta es sencilla: NO. La mecánica de estos componentes es algo complicada, técnica y muy extensa para esta publicación, pero a grandes rasgos es una flecha que sale del motor quien provee energía a ambos rotores, esto a través de varias cajas de engranes diseñadas de manera que exista una relación de giro precisa entre ambos componentes.

Del cajón de inquietudes más grandes está la creencia de ser los helicópteros muy frágiles para volar en vientos intensos y por lo mismo tener vuelos "movidos". A diferencia de las alas fijas, las cuales necesitan un flujo de aire constante para generar sustentación los helicópteros hacen girar sus palas (de ahí el nombre de ala rotativa) para generar este viento, esto hace que el viento relativo les afecte de manera distinta. Un avión en vuelo durante una aproximación final a la pista con viento cruzado necesita maniobrar para mantenerse alineado con la pista mientras el viento trabaja sobre su superficie lateral  tratándolo de sacar de este rumbo, esto genera un deslizamiento lo cual provoca aterrizajes incómodos, mientras los helicópteros únicamente se aproan (alinean) al viento y aterrizan.

Lo anterior es parte también del mito de los vuelos movidos (bumpy flights), los aviones son como autos que únicamente pueden viajar a gran velocidad, esto funciona bien mientras los caminos sean parejos, pero cuando encuentran zonas de baches y topes (turbulencia en caso de las aeronaves) éstos tienen el mismo problema que los aviones, a velocidades altas los efectos son más notorios. Piensen en el helicóptero como una bicicleta viajando en el mismo camino accidentado, mientras el auto recibe el castigo de los baches a 60 km/h, el helicóptero puede disminuir tanto la velocidad como lo haría un ciclista, para pasar el terreno accidentado a una baja velocidad de la manera más cómoda posible.

Sobre los pilotos también hay muchas creencias erróneas, ellos no son diferentes a las personas normales, antes de ser pilotos eran personas comunes con deseos de volar y el motivo por el cual se deciden por los helicópteros y no por los aviones es por poder volar más cerca de la tierra, tener las mejores vistas y mayores detalles que permiten las menores alturas y  velocidades de vuelo.

Así que no hay un motivo por el cual temer al tomar un tour en helicóptero sabiendo que estas son máquinas altamente confiables. Si necesitan algo mas que reafirme la seguridad de nuestras operaciones les servirá saber que nuestros pilotos deben pasar todos los años exámenes médicos, teóricos y prácticos a la vez que son constantemente capacitados.

Si tienen cualquier duda o comentario no duden en enviarme un Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

 

© 2016 AeroHelix. Desarrollo Web aldeacode. SiteMap